Apartamentos de turismo rural en Campo, en el valle de benasque. Huesca

EN PLENA NATURALEZA

La localización estratégica de Campo en pleno pirineo aragonés hace que en un radio de 40 km. aproximadamente puedan visitar las mejores joyas de los Pirineos Centrales. Así, podrán realizar excursiones al Parque Natural de Posets-Maladetas, Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici, y Parque Natural de Sierra y Cañones de Guara. Siendo La Estibialla un lugar ideal para establecer su alojamiento en Ordesa.

Limitado por las cumbres del Aneto 3.404 m., Posets 3.375 m. y Perdiguero 3.221 m. al norte y por las moles del Turbón 2.492 m. y Cotiella 2.912 m. al sur, el valle de Benasque cuenta con numerosos ríos, lagos y bosques que producen una gran variedad de paisajes imposibles de agotar.

En el Parque Nacional de Posets-Maladeta está situado en el extremo norte del valle de Benasque y tiene una extensión de más de 33.440 hectáreas, con un impresionante conjunto de 13 glaciares, 95 lagos (ibones) de origen glaciar y cascadas de gran belleza. En el se da la mayor concentración de picos 3000 de toda la cordillera, con ocho de los diez más altos.

Los cauces fluviales principales que se encuentran en el Parque Natural de Posets-Maladeta son el río Cinqueta que drena el Valle de Chistau (sector occidental), la cabecera del río Ésera que drena el Valle de Benasque (sector central) y por el Este, ya fuera del Parque Natural, el Noguera Ribagorzana drena el Valle de Barrabés.

Existen refugios estratégicamente situados: el refugio Ángel Orús, en el valle de Eriste; el refugio de Estós, en el valle de Estos; el refugio de la Renclusa (abierto todo el año), en la vertiente norte de las Maladetas; o el refugio de Biadós, en el valle de Chistau. Asímismo, existen tres centros de interpretación del valle, en Benasque, Eriste y Aneto; y próximamente, en San Juan de Plan.

Declarado en 1918 como Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido y en 1997 como patrimonio de la Humanidad, con sus 15.608 hectáreas de extensión, el parque esta dominado por el macizo de Monte Perdido de donde derivan los valles de Ordesa, Añisclo, Escuaín y Pineta.

Origen del actual Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, el Valle de Ordesa abarca una amplia zona de pequeños valles, barrancos y picos de más de 3.000m de altura que conforman una cuenca fluvial, que a través de arroyos y dolinas, desembarca en el Valle de Ordesa propiamente dicho.

Con enormes saltos de agua como la que inicia el valle en el Circo de Soaso, la conocida como “Cola de Caballo” que se abre en un abanico blanco roca abajo, hasta las cascadas de Estrecho y la Cueva, el parque cuenta con un paisaje de grandes contrastes en donde el agua de lluvia y del deshielo se filtran por las inmensas dolinas calcáreas de las zonas altas, y se mezclan con bosques y cascadas que atraviesan una orografía única en Europa.

El Cañon de Añisclo o del río Bellos es uno de los parajes más espectaculares de Aragón. Se trata de un impresionante valle, que en su cabecera tiene un circo glaciar, pero que posteriormente se encajona en un profundo cañón, fruto de la acción kárstica del agua del río sobre la roca caliza, en una sucesión de bellos toboganes y cascadas, entre los que hay que reseñar la Fuen Blanca o Fon Blanca, un nacimiento en la pared vertical del Pico de Añisclo (o Soum de Ramond) que se desploma verticalmente sobre el valle. En los sitios en los que el terreno y la altura permiten el crecimiento de vegetación, la gran humedad y la casi permanente sombra del profundo cañón, producen tupidos bosques como la Selva Plana.

Escuain, valle formado por el río Yaga, cuenta con una red de cavidades subterráneas en forma de Y, conocidas como el Sistema de las Fuentes de Escuaín y que son las segundas más importantes de Aragón por sus 1.151 metros de desnivel y un desarrollo de 7.140m. Se trata de tres simas que confluyen en la zona denominada “La Turbina”, y que son: la Sima de los Planos de Revilla, el Meandrico de Gurrundué y Fuentes de Escuaín o Fuente de Los Viveros. Esta última sale a la superficie en el fondo de la Garganta de Escuaín (1.065), un poco antes de la desembocadura del Barranco de Angonés en el río Yaga, dando lugar al mayor suministro de caudal hídrico.

Situado al oeste del macizo de Monte Perdido y delimitado por altas y escarpadas montañas que discurren en dirección sureste desde el Circo de Pineta hasta Bielsa, el valle de Pineta es un tremendo valle glaciar por el que fluye el rio Cinca. Es el más accesible de todo el Parque Nacional, y cuenta con una carretera que va desde Bielsa hasta final del valle.

El Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici presenta las características de las zonas pirenaicas de alta montaña, a lo que hay que añadir su principal seña de identidad: el agua.

El entorno de este parque se caracteriza por aguas cristalinas que discurren a través de sus numerosos lagos y ríos, y que añaden riqueza a este paisaje de los Pirineos. Junto a los torrentes y cascadas hay que destacar frondosos bosques que, en épocas de nevadas, lo convierten en un escenario hermosísimo. Pero no sólo los valores paisajísticos son reseñables, su valor biológico es extraordinario. Es un verdadero paraíso para los amantes de la naturaleza: lagos, torrentes, cascadas, turberas, canchales, agrestes picos y frondosos bosques de pino negro, abeto, pino silvestre, abedul y haya, constituyen el hogar de multitud de interesantes plantas y animales de origen alpino o boreal.

Su principal seña de identidad corresponde a los más de 200 lagos o estanys, a los impresionantes riscos de "Els Encantats" y a sus característicos meandros (las "aigüestortes"). El arte es, en este paraje, una alternativa a la naturaleza, ya que está enclavado en una zona que, en la Edad Media, vivió el auge del arte románico. Destaca sobre todo el conjunto románico de la Vall de Boí, declarado por la UNESCO Patrimonio Mundial.

**CONSULTA OFERTAS Y PROMOCIONES ** DESCUENTOS ESPECIALES PARA FAMILIAS NUMEROSAS **